Aquí relato nuestras salidas por los caminos del Berguedà y comarcas vecinas. Como lo pasamos muy bien, queremos comunicar sobre todo buen humor y alegría pero también tiene un fondo muy serio: el camino como bien patrimonial, pieza esencial para entender la historia y digno de conservación. Es nuestra misión desde hace más de 15 años.



sábado, 1 de abril de 2017

3/3/2017 – El camino falso de La Clusa

Pep ha vuelto a mirar el camino de la Minuta. Parece que el camino indicado en el mapa subía por la ribera izquierda del Clot de Costa Llitza.

Aparcamos en el mismo sitio, cerca de la casa de Cap del Pla. Subimos por la pista antigua que bajamos la semana pasada. Hasta aquí parece claro.

Restos de una barraca cerca de Cap del Pla

Cruzamos la pista de Fontanals y continuamos por el barranco. El camino está muy marcado hasta llegar a una especie de cisterna de hormigón donde hay una captación de agua. Aunque el camino sigue hacia arriba, al poco rato se difumina. Además, estamos subiendo el valle incorrecto, que nos desvía demasiado hacia el oeste.

Pasamos la cresta y entramos en el valle siguiente hacia el este. Volvemos a encontrar un camino. Lo bajamos hasta la cisterna y luego volvemos a subir por la ribera izquierda. Pero el camino no tarda en difuminarse y se pierde. Cruzamos al otro lado donde encontramos el camino, ahora convertido en su mayor parte en antigua pista. Volvemos a bajar hasta tener la cisterna a la vista.

Damos la vuelta y subimos para arriba. “Desde luego”, pienso, “si seguimos así, vamos a hacer el doble de desnivel”. Llegamos a una curva de la pista de Fontanals pero unos pocos metros más arriba, marcha otra pista paralela y más antigua en la misma dirección. Para romper la monotonía y como no la tenemos en nuestros mapas, decidimos seguir esta pista. Es bastante plana y ancha y da una oportunidad para conversar. Pep y Carles hablan de castillos, feudos, alodios y donaciones a monasterios. Ya llevan semanas así.

La antigua pista de Fontanals

Al llegar a Fontanals, damos la vuelta. A llegar otra vez a la curva de la pista nueva, subimos por el fondo del barranco (Clot de la Costa Llitza). La pendiente es muy fuerte y es evidente que por aquí no hay camino. Pep pasa a la ribera derecha y sube la cuesta, alejándose del barranco. No tarda en encontrar el camino pero esta vez, no lo bajamos sino que guardamos ese descenso para la vuelta.

Seguimos subiendo hacia el Collet Llobató por un camino de pendiente fuerte pero con más categoría que el camino de cazadores de la semana pasada. Finalmente, salimos en el Coll Llobató en la pista y frente al poste del GR4, donde encontramos el camino auténtico en la bajada la semana pasada.

Bajamos la pista hasta la Costa Llitza y buscamos un sitio al sol entre las rocas de la cresta para comer. Delante nuestro, la niebla empieza a llenar el valle de Malanyeu abajo, anunciando la llegada de un frente. Almorzamos tranquilamente, conversando de muchas cosas ajenas a los Archivos. De repente, la niebla empieza a asomarse por el Roc de la Clusa, que tenemos enfrente. Finalmente, la roca ya no la puede contener y, con un tsunami a cámara lenta, baja hacia nosotros. Con el sol tapado, la temperatura baja y es hora de ponernos en marcha.

La niebla invade el valle de Malanyeu

En la bajada, hacemos el camino correcto de un tirón, acabando el descenso en una quinta parte del tiempo que tardamos en subir.

Bajando el camino de la Minuta desde el Collet Llobató

Reflexionando en el coche, Pep concluye que aunque hoy hemos hecho el camino marcado en La Minuta, es un camino para hacer a pie. El camino auténtico, el que se puede hacer con animales, es el que seguimos la semana pasada y que no está marcado en La Minuta.

Con eso, damos por concluida la salida de hoy. 6,3 km; 600 metros de desnivel acumulado.

No hay comentarios: