Aquí relato nuestras salidas por los caminos del Berguedà y comarcas vecinas. Como lo pasamos muy bien, queremos comunicar sobre todo buen humor y alegría pero también tiene un fondo muy serio: el camino como bien patrimonial, pieza esencial para entender la historia y digno de conservación. Es nuestra misión desde hace más de 15 años.



sábado, 21 de enero de 2017

23/12/2016 – El teleférico del Collet

Festivos y mal tiempo nos han mantenido en casa. Después de las últimas salidas, a Pep le quedaba una interrogante en la zona de Guardiola.

A principios de 2014, hicimos algunas salidas en Vallcebre y, encima del pueblo, hay un pequeño túnel por donde pasaba el teleférico que bajaba el carbón desde las minas del Coll de Pradell. La salida del túnel ha sido acondicionada como mirador, con unas vistas impresionantes. Desde allí, el teleférico seguía bajando hasta llegar a la Estació Angle, cerca del camping El Berguedà, donde cambiaba de dirección con un mecanismo de empalme que en su día fue muy complejo. Desde allí, bajaba por el valle hasta el Collet, donde había la vía de tren.

En cierto momento, pasa a la ribera izquierda del río Saldes y en nuestras idas y venidas por la carretera, habíamos visto los restos de la base de hormigón de una torre de teleférico que algún día, nos habíamos dicho, tendríamos que visitar. Pues, resulta que hoy es el día. Además, la gente que lleva el restaurante del Collet había dicho a Pep que gente mayor les había dicho que por la roca encima del restaurante, se hizo otro túnel para pasar el teleférico hasta donde estaba la estación de ferrocarril, más o menos donde está hoy el Parque de Bomberos.

Aparcamos el coche en el pequeño núcleo de las Casas Noves del Collet y, con una temperatura gélida, subimos el camino señalizado hacia Les Llenes – 180 metros de desnivel de golpe. Llegamos al collado justo cuando el sol empieza a asomarse por detrás de las montañas de Sant Julià de Cerdanyola.

En el cruce con el camino que va a El Vilar

Pasamos por el yacimiento del poblado medieval de Les Llenes, en el mismo estado de abandono total que habíamos visto la última vez que pasamos por aquí, y entramos en la pista que baja hacia el río. Sin embargo, en vez de continuar hacia la derecha, giramos a la izquierda. Por aquí, no ha pasado nadie en décadas; está todo tapado de zarzas y espinos. Seguimos bajando como podemos, por los restos de la pista, por fragmentos del camino antiguo, a veces a cuatro patas. Tras pasar por un par de carboneras, encontramos un camino transversal y giramos a la izquierda.

Pedraforca, siempre majestuoso

Nos vamos acercando a la roca. Tenemos la fábrica del Collet abajo. Vemos los restos de una barraca, luego una torre de teleférico de madera todavía en buen estado de conservación, y detrás … la boca del túnel, todavía con los postes del teleférico en su interior. Es un momento histórico y lo vamos recorriendo todo poco a poco para saborear el hallazgo en toda su plenitud.

El poste de madera del teleférico

En el interior del túnel

Y la salida sobre el Collet

El túnel es más largo que el de Vallcebre y desde la salida al otro lado, vemos los pisos del Collet debajo. Damos la vuelta y vamos a buscar la base de teleférico que veíamos desde el coche. La encontramos sin grandes dificultades y aquí comemos, con vistas al Pedraforca nevado. El sol está en su punto más alto y hace una temperatura suave.

La base de hormigón; al otro lado del valle, en la sombra, la carretera de Saldes

Guiados por la orientación infalible de Pep, volvemos hacia arriba por otro camino pero pasando por las dos carboneras, una detrás de la otra, y luego siguiendo la pista, toda tapada de zarzas. Hace más de 15 años que lo conozco y aun no entiendo cómo puede moverse con una precisión milimétrica por estos terrenos perdidos.

Salimos al camino de Les Llenes. Con el calor del sol, ahora vemos columnas de procesionaria buscando un sitio dónde enterrarse. “¿Cómo es que han salido dos meses antes de tiempo?”, pregunto a Pep. Señala los pinos secos, sin hojas, casi muertos, que nos rodean: “Se quedaron sin comida”. Siguiendo la misma lógica, pienso, las mariposas también saldrán dos meses antes de tiempo, más pequeñas y más débiles, cuando las condiciones todavía no son propicias. A ver si eso ayuda a acabar con la plaga.

Pinos moribundos; detrás, la línea del camino del Vilar

Con eso, damos por concluida la salida de hoy. 6,25 km; 340 metros de desnivel acumulado.